La música valenciana se queda huérfana: adiós Paco Luna ¡vuela alto!

A principios de enero nos dejaba una de las voces más características de la música valenciana. El cantante, compositor, fotógrafo, escritor ¡y vividor de la vida! Francisco Jesús Pérez Cuevas, más conocido como Paco Luna, se marchó una triste mañana de enero y nos dejaba huérfanos a todos aquellos amantes de la buena música, del soul, el rock y el blues. Luna era conocido por formar parte, desde tiempos inmemorables, del entresijo de la música en directo en nuestra ciudad en locales legendarios como Black Note u otras tantas salas donde el “de la voz quebrada”, junto a su armónica y su grupo de incondicionales, hacía un repaso por las GRANDES canciones de la historia de la música, entre ellas las que él escribía.

Foto: Black Note Club

Entre cigarro y cigarro pasaba la vida; bueno entre cigarros, cervezas con los amigos, miradas detrás de la cámara -también incondicional a él, como su grupo y su armónica- viajes, tinta en millones de cuadernos… ¡y sueños en una mochila! Sueños que no le impidieron vivir. Vivir una vida de altibajos, pero una vida plena. Muchos lo recordaran por su legado artístico y musical pero también por la gran humanidad que desprendía. Inquieto, un poco desastre, algo “dejado” pero sobre todo ¡una gran persona! Con sus más y sus menos, como todos, pero una personal fiel a su música, a sus amigos, a su familia ¡y a sus sueños! Quiso ser músico y lo fue, tocando en salas, y siendo parte de grupos tan carismáticos como La Océano Electric Band, Los Tramperos, 2Animales y, últimamente, Los Tarantinos una banda que rendía pleitesía a las películas de Tarantino y sus bandas sonoras. Quiso escribir, escribió y se lo autoprodució. Quiso viajar y viajó, y ese: viajar, era uno de sus últimos sueños.


Vídeo en memoria de Paco Luna realizado por Escaliburcio Ramón. Si os fijáis bien veréis algo que os resultará familiar.

 

Además de una gran músico Paco Luna “poseía, también, un ojo único para la fotografía. Pero acaso su mejor obra, su obra más redonda, era su irrepetible personalidad y ese afán suyo por funcionar sin reglas. Se autoeditó un libro, lo vendió bastante bien y con el beneficio se largó a Cuba para gozar de las playas, la gente y los brebajes refrescantes. Regresó cuando se fundió el dinero, es decir, cuando sólo le quedaba el billete de avión para retornar y un par de euros tintineaban en su bolsillo. Sus planes fantásticos le alimentaban. Iba a alquilar ahora su vivienda para largarse por Europa a bordo de una caravana” narraba Ramón Palomar en un artículo que le dedicaba a Paco Luna el pasado 16 de enero, unos días después de conocerse la noticia de la muerte del cantante.

Foto: Black Note Club

Un adiós sin lujos, en silencio. Pero su despedida esta aún latente en redes sociales, tales son las muestras de cariño que muchos de sus amigos, fans y conocidos apoyaron la campaña de crowdfunding que inició su familia para costear el funeral del artista, y en los locales de música en directo donde corre la idea -y corre como la pólvora valenciana- de hacerle un concierto homenaje con todos los músicos que han compartido momentos con Paco Luna. Un homenaje póstumo a la altura de una leyenda de la música de sala valenciana, de un melómano empedernido, de un amante de la vida. ¡Gracias por tanto! Desde Birra&Blues también queríamos hacerle un pequeño homenaje de aquí que le dediquemos estas líneas para decirle: ¡GRANDE PACO! Nos vemos en los bares… ¡vete enfriando la birra!

0
Carrito
There are no products in the cart!
INICIA O REGISTRATE

VOLVER